Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Lámparas para invernaderos: criterios de selección.

Todo agricultor que se respete está interesado en los altos rendimientos de sus cultivos. Para hacer esto, es necesario estudiar no solo los requisitos de iluminación, sino también tener al menos una idea superficial de los tipos de fuentes de luz, los criterios principales para su elección. Esto compensará la falta de luz y, a veces, de calor, lo cual es importante para el crecimiento y desarrollo de las plantas.

Requisitos de iluminación

Cada invernadero debe estar iluminado con los estándares de iluminación existentes. Necesita saber cuánta luz es necesaria por día para un tipo particular de planta y relacionarla con el tamaño de toda la estructura. Esto es especialmente importante en primavera y otoño, cuando faltan los cultivos ligeros debido a la reducción de las horas de luz. Las lámparas se compran, en primer lugar, para aumentar artificialmente las horas de luz.

Sin embargo, la creación de condiciones confortables debe obedecer ciertas reglas. Por ejemplo, no se debe permitir que las luces artificiales reemplacen completamente la luz natural.

Esto significa que las lámparas deben instalarse en lugares que no bloqueen el acceso de la luz solar a todas las plantas.




Debe adquirir aquellas opciones que se pueden utilizar durante 16 horas seguidas por día, todos los días. No compre dispositivos que funcionen constantemente, ya que esta cultura en crecimiento será más delgada, débil y lenta. La iluminación debe ser correcta, teniendo en cuenta la necesidad de iluminación de los cultivos (de 12 a 16 horas). Si no están diseñados para esto, el crecimiento y el desarrollo de los cultivos pueden detenerse.

Es importante elegir la potencia y el número de accesorios correctamente, eligiendo productos con un rango de nanómetros de 400 a 700. Si esta cifra está por debajo de la marca mínima, esto afectará negativamente la fotosíntesis de las plantas cultivadas. Cuando supera la tasa máxima, también daña los cultivos.



Las luminarias para iluminación pueden tener diferentes tipos de iluminación diurna y nocturna. Por ejemplo, pueden ser dispositivos rellenados por la falta de luz absorbida por las plantas durante la luz natural por medio de los rayos ultravioleta. Como regla general, tales lámparas tienen un rango de densidad de energía suministrada de energía luminosa de 400 a 1 mil mmol / m2. Además, la iluminación puede ser fotoperiódica. El sol artificial pulsado se puede utilizar en invierno; es adecuado para la iluminación diurna y nocturna y requiere aproximadamente 5-10 mmol / m2.

Tipos de lamparas

Hoy en día, para iluminar invernaderos se utilizan diferentes fuentes de luz. Además, cada tipo tiene no solo ventajas, sino también desventajas.




Bombillas incandescentes

Estas fuentes de luz de hoy son consideradas una reliquia. Se calientan mucho, la mayor parte de la energía eléctrica se convierte en calor. Las ventajas podrían llamarse su precio, aunque no son económicas y tienen poca eficiencia. Se distinguen por un alto consumo energético en comparación con otras variedades. Al mismo tiempo, no son adecuados para todo tipo de plantas.

Por ejemplo, no se recomienda incluirlos en el invernadero para iluminar las plántulas de pepinos, tomates. Sin embargo, se pueden utilizar para cultivar cebollas y perejil. Debido al amplio espectro de emisión de rayos rojos, infrarrojos y naranjas, pueden provocar quemaduras de tallos vegetales.

Además, la iluminación a largo plazo del invernadero con tales lámparas puede contribuir a la elongación de los brotes y la deformación de la hoja.



Ahorro de energia

Las lámparas fluorescentes tienen un efecto más beneficioso sobre las plantas. Se diferencian en costo y versatilidad relativamente baratos, pueden brillar con luz fría, cálida y neutra durante aproximadamente 2 mil horas. Es mejor usarlos para estructuras de tamaño pequeño, ya que necesitan mucho para territorios amplios. Las ventajas de estas lámparas incluyen la eficiencia y una amplia gama de radiación. Esto permite el uso de dispositivos de luz natural en cualquier etapa de crecimiento y desarrollo de cultivos cultivados.



Además, prácticamente no se calientan, lo que significa que no dañan el microclima del invernadero. Estas son fuentes de luz que no necesitan habilidades técnicas especiales de instalación. Las desventajas incluyen el miedo a la humedad y las dimensiones no siempre compactas, la baja salida de luz, así como una respuesta a los cambios en el fondo de temperatura. Para un funcionamiento normal, el interior del invernadero debe tener al menos +26 grados.

Opciones de mercurio

Quizás este sea el dispositivo más peligroso que emite ondas ultravioletas. A pesar de que contribuyen a la fotosíntesis activa de las plantas y tienen un espectro de radiación cercano al rojo, son más dañinas que otras especies. Por ejemplo, esto se refiere no solo al daño a las plantas, sino incluso a la explotación misma, porque si una lámpara de este tipo se rompe accidentalmente, entonces puede olvidarse de la cosecha.

No solo no será posible recoger bolas de mercurio venenosas y será necesario destruir las plantas, por lo que también será necesario cambiar el suelo. La radiación de estas lámparas es demasiado intensa.

También vale la pena señalar que después de su uso, las lámparas no podrán ser desechadas simplemente: se desechan utilizando una técnica especial. La práctica demuestra que no producen el número requerido de horas y se queman antes.




El sodio

Estas variedades se distinguen por la gama naranja y rojiza característica del espectro de colores. Están cerca de la luz natural, aunque todavía hay diferencias en el balance de rojo y azul. Por lo tanto, tales bombillas se utilizan mejor para el cultivo en interiores. Para el cultivo en terreno cerrado, puede comprar versiones especiales de luminarias con paneles reflectantes especulares, tales productos aumentan significativamente la eficiencia.


Las ventajas de las bombillas de sodio son un bajo consumo de energía eléctrica, un alto recurso (aproximadamente 20 mil horas) y una alta salida de luz. Sin embargo, con todo esto, tales fuentes de luz se caracterizan por una pequeña cantidad de rayos azules. Según los jardineros, estas bombillas atraen plagas de insectos. A pesar de que pueden usarse en invernaderos espaciosos, generan calor en el proceso.

Por un lado, esto no es malo y le permite calentar la habitación, lo cual es especialmente importante en invierno, pero por otro lado, el calentamiento excesivo hace que controle mejor el régimen de temperatura de las plantas de invernadero en crecimiento. Con respecto a la radiación roja, vale la pena señalar que, debido a esto, los árboles jóvenes se están extrayendo en crecimiento, al mismo tiempo que se reducen. Es imposible no denotar la nocividad de las lámparas, porque en su interior contiene una mezcla de mercurio y sodio. Además, estos tipos de lámparas no podrán iluminar el invernadero cuando el voltaje fluctúe en la red, si son más del 5%.

Luz led

Estas bombillas de alta presión se llaman LED o LED. Trabajan desde LEDs con un amplio espectro de colores de un tono de luminiscencia. Hoy en día es el dispositivo más moderno, pero con un flujo luminoso dirigido. Se pueden utilizar para compensar la falta de iluminación del invernadero en cualquier etapa del desarrollo de las plantas cultivadas.




Como regla general, las llamadas luces de cinta se usan más a menudo para la iluminación.


La iluminación de los invernaderos con tiras de LED le permite seleccionar rápida y correctamente la energía deseada. Puede elegir las variantes en una o dos filas de diodos del tono y la intensidad deseados en función de su potencia total requerida. Estas bombillas son pequeñas e incluso compactas, pero bastante potentes y brillantes. Prácticamente no se calientan en el proceso de trabajo, son capaces de funcionar a baja tensión.

Su recurso es de unas 100 mil horas de trabajo. Estos dispositivos de iluminación se caracterizan por la resistencia a la humedad, cambiando la temperatura del fondo del invernadero, son difíciles de dañar por choques mecánicos aleatorios. Sin embargo, con muchas ventajas se distinguen por su alto costo. Este hecho es la principal desventaja de las lámparas de este tipo.

Infrarrojo

Estas lámparas son notables porque son económicas y calientan perfectamente la habitación durante la temporada de frío. Cada lámpara que calienta el suelo no calienta el aire, ya que se caracteriza por la capacidad de transferir energía al suelo y a las plantas en sí. Esta característica hace que las lámparas sean las más populares entre otras variedades. Después de que la temperatura del suelo aumenta, aumenta en el aire.

En otras palabras, la acción de tales lámparas difiere de otras opciones en que, en este caso, el suelo se calienta primero y luego el aire, mientras que el principio de operación de otros análogos es opuesto. Al mismo tiempo, el aire no se seca, lo cual es importante para el desarrollo de cultivos y su cultivo. Sin embargo, la compra de tales fuentes de luz requiere la adquisición de reguladores que se activan cuando cambia la temperatura dentro del invernadero.

Las lámparas en sí son buenas, son silenciosas en su funcionamiento y duraderas.




Fitolampas

Esta categoría incluye fuentes de luz con un espectro de emisión rojo, azul y blanco. Phytocalls de invernadero son un buen soporte para el crecimiento y desarrollo de las plantas, así como su alto rendimiento. El uso de tales productos permite a las plantas absorber la clorofila A, que es la principal fuente de nutrición.

Estos bulbos ayudan a acelerar el crecimiento no solo de las partes de las plantas que se encuentran sobre el suelo, sino también de su sistema de raíces. Además, contribuyen a mejorar la inmunidad de los cultivos a través de la producción de fitohormonas. Junto con la aceleración de los procesos metabólicos, el uso de lámparas afecta la apariencia de las propias plantas.






Inducción

El trabajo de estos productos no es más que el brillo del fósforo. Son una versión mejorada de las contrapartes luminiscentes, caracterizadas por la misma salida de luz con alta claridad y ausencia de parpadeo. Las lámparas tienen un estabilizador incorporado, que es protección contra sobrecargas de energía. En el proceso, se calientan, pero no mucho, lo que les permite ser montados cerca de las plantas.

Estas lámparas proporcionan instalación en los cables, por lo tanto, después de la instalación, el jardinero tiene la oportunidad de realizar el ajuste de las fuentes de luz en la altura, eligiendo la mejor opción. Tal iluminación no requiere desmontaje en invierno.

Sin embargo, estas lámparas tienen una desventaja: su costo es bastante notable, especialmente en los casos en que el jardinero está tratando de llenarlas con un gran espacio de invernadero.




¿Qué elegir?

Para no dudar y no ir a los extremos al comprar, es necesario identificar los principales criterios de selección. Por ejemplo, inicialmente es necesario determinar el tipo de lámparas para comprender si son adecuadas para un invernadero en particular. Pueden ser no solo las variantes estándar habituales, sino también las variedades bactericidas. Vale la pena prestar atención al material del que están hechas las lámparas.

Es mejor si las lámparas están hechas de metal resistente al óxido. Al mismo tiempo, la construcción debe, si es posible, protegerse de la humedad típica de los invernaderos. Al elegir una u otra opción, vale la pena dar preferencia a los productos de fabricantes probados. Tales productos, por regla general, se llevan a cabo en estricta conformidad con los estándares establecidos y son de alta calidad.

Es imposible no tener en cuenta la potencia total, para lo cual miden el área del invernadero y lo relacionan con el recurso de iluminación artificial requerido. Además, es necesario tener en cuenta el espectro de luz. Si es posible, se debe dar preferencia a las opciones que brindan control de la potencia y se usan no solo en las etapas iniciales del desarrollo del cultivo, sino también antes de la cosecha. Cada producto comprado debe ser útil, correspondiente a la intensidad y duración requeridas del intervalo de tiempo de radiación.


Para diferentes plantas. Iluminar un invernadero con bombillas incandescentes ordinarias es casi inútil. Es importante tener en cuenta el hecho de que no tienen un flujo de tono azul y, por lo tanto, su uso en condiciones de invernadero es extremadamente raro. Es importante tener en cuenta las diferentes necesidades de los cultivos.

Por ejemplo, los pepinos necesitan iluminación con automatización, mientras que la necesidad de iluminación es de al menos 12 horas por día.

Alrededor de 6 horas, la planta necesita oscuridad, y para el crecimiento es mejor comprar una versión de la lámpara con radiación azul. Sin embargo, en el momento de la floración y la formación de los ovarios es necesario que el color del flujo de la lámpara sea rojo. Si tiene en cuenta las cebollas, entonces esta cultura es más adecuada para la iluminación a través de fitolamp. Para las fresas, sin embargo, se necesitan lámparas fluorescentes con una longitud de aproximadamente un metro. Bueno, si su potencia será de al menos 40-50 vatios.

Las fresas necesitan mucha luz. En este caso, vale la pena comprar lámparas que puedan brillar durante mucho tiempo, independientemente de la tensión de la red. Algunos jardineros usan lámparas fluorescentes y de mercurio para acelerar su fructificación. Contribuyen a un aumento de la fotosíntesis, un efecto positivo sobre el crecimiento de la cultura y el color de sus hojas.

Si aplicamos iluminación artificial adicional para tal baya, esto afectará no solo la fructificación temprana, sino también el rendimiento. La iluminación auxiliar también es útil para los tomates. Sin embargo, en este caso, no es tan importante el flujo de luz dispersa como el directo. Además, también es importante que no brille durante todo el día, ya que esto puede conducir, por ejemplo, a la clorosis del cultivo.


Para invernaderos de diferentes materiales. Además de las características de cultivos específicos, al elegir las lámparas que reemplazan o reponen la iluminación natural, es necesario tener en cuenta el tipo de material del cual se construyó el invernadero. En conjunto, esto aumentará los rendimientos y crecerá una cultura fuerte. La experiencia de la granja muestra que incluso para estructuras de policarbonato, es mejor usar varios tipos de lámparas para proporcionar a las plantas un desarrollo completo. Por ejemplo, puedes combinar halógeno, LED y variedades fluorescentes. Al mismo tiempo, es imposible suministrar invernaderos de policarbonato con lámparas incandescentes.

Cuando se trata de instalaciones industriales, en tales invernaderos nunca se usan bombillas incandescentes. Los LED no son adecuados para ellos debido al alto costo del total. Para tales edificios, se utilizan lámparas de sodio, que en el espectro de luz están lo más cerca posible de la luz solar.

Para las estructuras de vidrio, las lámparas de sodio son la mejor solución, además de que su salida de luz es mucho mayor en comparación con los análogos luminiscentes.


Recomendaciones

La elección de las fuentes de luz necesarias fue correcta y segura, debe prestar atención a las recomendaciones de profesionales experimentados. Por ejemplo, los rayos rojos y azules tienen un mejor efecto en el crecimiento y desarrollo de las plantas, sin embargo, el contorno del invernadero no debe estar privado de luz natural. Si ignora este hecho, entonces los frutos cultivados de las plantas no solo pueden perder el sabor, sino que también pueden volverse completamente inadecuados para el consumo.

Si elige un color para la iluminación, solo tendrá un efecto favorable en los colores. Al elegir el color azul, vale la pena señalar que es realmente capaz de mejorar el proceso de la fotosíntesis. Cuando el invernadero está iluminado con rayos verdes o amarillos sin iluminación auxiliar bajo la luz solar natural, esto puede causar la deformación de los cultivos emergentes y el adelgazamiento de los brotes.

Incluso el uso de rayos rojos y naranjas debe ser dosificado, porque cuando hay demasiados, puede llevar a la muerte de las plantas. Es importante entender que para obtener un buen rendimiento es necesario elegir una luz de fondo con diferentes tonos de flujos de luz.

Lo mismo puede decirse acerca de los rayos infrarrojos y ultravioleta: su abundancia perjudica a las plantas cultivadas.

Es importante elegir la luz de fondo para que esté a la distancia óptima entre las fuentes de luz y las hojas de las plantas en desarrollo. Entre la gran selección de diferentes tipos, cabe destacar el hecho de que las lámparas que iluminan las plantas de semillero en el apartamento son diferentes de las que se compran específicamente para invernaderos. Por ejemplo, para invernaderos, es mejor elegir opciones de alta presión de sodio y tiras de LED, mientras que para cultivar plántulas antes de plantar, son adecuadas tanto las lámparas fluorescentes fluorescentes ordinarias y las fito-lámparas de luz diurna como los fitopaneles caseros. Sin embargo, si no desea hacer esos productos, tendrá que comprar bombillas en la tienda.

Deja Tu Comentario